la alimentación en el sida (VIH)


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

Buenos días ciudadanos. Esta semana hemos oído mucho hablar de una enfermedad, la cuál celebra su día mundial esta semana, el virus de inmunodeficiencia adquirida, o mas comúnmente conocido como SIDA.

Hoy voy a hablaros de su alimentación, de la más adecuada cuando se padece esta enfermedad. Debo destacar antes de seguir con éste post, que ningún tipo de dieta puede conseguir la inmunidad completa contra esta enfermedad, sino que es un complemento que se debe realizar junto con la medicación impuesta por su médico.

Se recomienda una dieta rica en alimentos ricos y naturales como los siguientes:

  • Arroz, pasta, cereales, pan y patatas (cuatro a seis raciones diarias): son alimentos básicos que el paciente debe consumir a diario, y que le proporcionarán sobre todo energía.
  • Frutas y verduras (cinco porciones diarias): son muy importantes porque aportan vitaminas, fibra y minerales, y refuerzan el sistema inmunitario, así que su ingesta es imprescindible para combatir las infecciones que acechan a este tipo de enfermos. Es importante consumir una amplia variedad de estos productos, ya que cada uno aporta diferentes vitaminas y minerales. Así, las hortalizas y frutas de color amarillo, naranja, rojo, o verde oscuro (zanahorias, calabaza, albaricoques, melocotones, mangos, espinacas, pimientos verdes, calabacines…) son una importante fuente de vitamina A. Hortalizas y frutas como las naranjas, las mandarinas, los limones, la piña, los tomates y las coles, entre otros, aportan vitamina C.
  • Lácteos (de dos a cuatro raciones al día): Son una fuente de calcio y proteínas.
  • Carnes magras, pescados, huevos y legumbres: Aportan proteínas de gran calidad, y el enfermo debe tomar estos alimentos a menudo, a ser posible a diario. Ayudan a fortalecer los músculos y el sistema inmunitario. En este grupo se incluyen todas las carnes, las aves, los pescados, los huevos y las legumbres. Los alimentos de origen animal, como las carnes y el pescado, contienen también vitaminas y minerales, que favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunitario.
  • Carnes grasas y embutidos: se deben consumir en menor cantidad, eligiendo los que menos grasa contengan.
  • Grasas (margarina, mantequilla) y azúcares, que aportan sobre todo calorías y hay que limitar su consumo porque tienen poco valor nutritivo. Sin embargo, constituyen una buena fuente de energía, y pueden contribuir a que el enfermo mantenga el peso corporal, y mejorar el sabor de algunos alimentos para que le resulte más fácil comer. No obstante, el paciente debe consumir estos productos como complemento, y nunca en sustitución de otros alimentos. Es conveniente emplear sobre todo el aceite de oliva para cocinar y aliñar las comidas.
  • Agua: Es necesario que el paciente beba alrededor de 8 vasos de agua diarios, o más si tiene diarrea, vómitos, o fiebre, para mantener el cuerpo hidratado. Además de agua, el líquido puede proceder de alimentos como zumos, sopas, fruta… El enfermo debe evitar consumir café o té con las comidas, porque estos productos reducen la capacidad de asimilar hierro del organismo.

Y hasta aquí el post de esta semana. Si queréis que os hable de algún tema nutricional en concreto, no dudéis en pedirmelo en un comentario.

¡Un saludo ciudadanos!


Manuela Beneito Soria

Acerca de Manuela Beneito Soria

Manuela Beneito es una joven linarense de 26 años. Por motivos familiares tuvo que abandonar los estudios para comenzar una larga carrera laboral, que la hizo introducirse en la cocina y a su vez, enamorarse de la nutrición saludable. Tras 5 años de experiencia, retomó sus estudios con fuerza y valentía y logró salir airosa de ellos. Es una persona nerviosa, competitiva y muy activa. Su gran carisma la hace muy cercana a la gente. Le gusta innovar e introducirse en nuevos proyectos de salud que la hagan sentirse útil y valorada.