¿TENDÓN O LIGAMENTO?


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook14Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

Diagrama_rodilla_color

Es fácil confundir los tendones y los ligamentos, pero estos dos tejidos conectivos no son la misma cosa y en realidad realizan diferentes funciones en el cuerpo. Esta es una de las dudas más habituales de los pacientes en las clínicas de fisioterapia. En ocasiones se habla indistintamente de ligamentos y tendones como si fueran la misma cosa, sin saber exactamente muy bien qué son o cuál es la función de estas estructuras. Es importante conocer y diferenciar cada una de estas estructuras, además de conocer sus características y limitaciones para prevenir o atender posibles lesiones.

Los tendones conectan los músculos con los huesos. Estas bandas de tejido fibroso, resistentes pero flexibles, unen los músculos a los huesos del esqueleto. Esencialmente, los tendones nos permiten movernos, ya que actúan como transmisores de la fuerza que realizan los músculos, actuando como una palanca. Por este motivo hay músculos que tienen tendones muy cortos, mientras que otros tienen tendones realmente largos.

Algunos tendones, sobre todo los de manos y pies, se hallan encerrados en vainas que se autolubrican para protegerlos de la fricción al moverse contra el hueso. ¿Cuál es el ligamento más famoso de nuestro cuerpo? Efectivamente, Aquiles. El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla (los conocidos como “gemelos” con el talón. Este tendón es vulnerable a roturas y tendinopatías, para cuidarlo, entre otras cosas, debemos estirar los gemelos para mantener el tendón flexible.

Los ligamentos son estructuras anatómicas en forma de banda, compuestos por fibras resistentes que conectan los tejidos que unen a los huesos en las articulaciones. Los ligamentos son ligeramente elásticos, por lo que se pueden estirar y poco a poco alargar, aumentando de este modo, la flexibilidad. Pero si se extienden más de lo debido, los ligamentos pueden ser sobrecargados y poner en peligro la integridad de la articulación que se supone que deben estabilizar, por eso debemos estirar con precaución.

El ejemplo más conocido en este caso es el LCA (Ligamento cruzado anterior), se encuentra en la rodilla y se encarga de permitir el movimiento de la articulación pero a su vez estabilizarla y evitar movimientos nocivos. Seguramente te suene de haberlo oído en las noticias, ya que es muy propenso a romperse en personas deportistas.

Ligamentos y tendones tienen una composición similar. Por ello, en algunas operaciones para reparar roturas de ligamentos se utilizan partes de un tendón de la propia persona para sustituir el ligamento dañado (por ejemplo, en la intervención de la rotura del LCA).

Términos asociados:

Tendinitis

Es la inflamación de un tendón, que provoca gran dolor en la zona, que, en general, ocurre en las muñecas, codos y hombros.

Se genera por un movimiento repetitivo o fuerte, que origina una fricción de la parte exterior del tendón con el hueso.

Esguince

Se produce al forzar la articulación al máximo, por un movimiento brusco y excesivo.

Los esguinces se clasifican en: esguinces grado I (distensión), grado II (rotura parcial) y grado III (rotura total).


Rocío Mora Moreno

Acerca de Rocío Mora Moreno

Rocío es graduada en Fisioterapia, Experta en vendaje neuromuscular, cuenta con amplia formación en manipulaciones vertebrales, estudiante de ortoprótesis. Es colaboradora activa en diveros eventos de la empresa TECMA, cuenta con su propia clínica y es la encargada del tratamiento y prevención de lesiones laborales en la empresa de logística DHL. Rocío decide colaborar en esta ciudad sanitaria como profesional con sus consejos sobre como mantener una vida saludable realizando ejercicios y aplicando técnicas convencionales.