PLANTILLAS PARA PIE PLANO EN NIÑOS ¿CUÁNDO UTILIZARLAS?


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

FOTO-82 El pie plano es una alteración del pie en el cual se tiene una disminución del arco longitudinal interno (bóveda plantar) al estar en estática (estar parado).
El pie plano es una afección común. Es normal en bebés y niños pequeños. Los pies planos ocurren debido a que los tejidos que sostienen las articulaciones en el pie (llamados tendones) están flojos.
A medida que los niños crecen, los tejidos se tensan y forman un arco, lo cual tiene lugar cuando el niño tiene 2 o 3 años de edad. La mayoría de las personas tiene arcos normales cuando son adultas. Sin embargo, es posible que en algunas personas este arco nunca se forme.
En raras ocasiones, los pies planos dolorosos en los niños pueden ser causados por una afección en la cual dos o más de los huesos en el pie crecen unidos o se fusionan. Esta afección se denomina coalición tarsiana.
La mayoría de los pies planos no causa dolor ni otros problemas, pero en algunos niños puede aparecer dolor en el pie, el tobillo o la parte inferior de la pierna y deben ser evaluados por un médico si esto ocurre.
¿Cómo se forma el arco longitudinal del pie?
El arco longitudinal del pie se desarrolla de forma progresiva los primeros años de vida, alcanzando su máxima altura hacia la adolescencia.
Durante los 2-3 primeros años de vida el pie del niño tiene una apariencia de pie plano. Esto viene condicionado por su gran elasticidad y por el cúmulo de tejido adiposo en la zona interna de la planta del pie.
A partir de los 5 años el arco ya es aparente y seguirá aumentando de forma progresiva. En general las chicas suelen tener el arco algo más pronunciado que los chicos.
Sin embargo, existe un amplio rango de normalidad en cuanto a la altura del arco longitudinal.
De hecho, hasta un 20% de la población no llega nunca a desarrollar un arco longitudinal claro y presenta durante toda la vida unos pies planos flexibles indoloros y funcionales. Por ello, actualmente consideramos el pie plano flexible como una variante de la normalidad.
No conocemos cuál es el mecanismo exacto que determina que un pie desarrolle el arco longitudinal en mayor o menor medida.
No obstante, existen diferentes trabajos que demuestran la importancia de factores externos como el calzado. Estudios en paises en desarrollo muestran una mayor presencia de pies planos entre los niños que usan zapatos que entre los que van descalzos. Parece que el hecho de ir descalzo favorece el desarrollo de la musculatura propia del pie, mientras que los calzados rígidos interfieren en este proceso. Por ello, acutalmente se recomienda que el calzado del niño sea flexible.

¿Qué hay que hacer ante un pie plano?
Básicamente hay que comprobar que se trate de un pie plano flexible y descartar el llamado pie plano rígido.
El pie plano rígido está provocado por una unión anómala entre huesos del pie, lo que conocemos como sinostosis tarsiana. Ello provoca una alteración de la movilidad y un pie plano doloroso.
El médico debe realizar una completa exploración muculo-esquelética del niño con especial atención al tobillo y el pie.
En la exploración general debe valorarse si el niño presenta algún cuadro de hiperlaxitud ligamentosa que pueda contribuir al «hundimiento» del pie en carga.
Es importante también estudiar el patrón angular y rotacional de las piernas y el patrón de marcha para descartar otros componentes de mala alineación esquelética.
Las dos maniobras básicas para compobar que se trata de un pie plano flexible son el «Jack test» y pedir al niño que se coloque de puntillas.
Si la exploración es compatible con un pie plano flexible, normalmente no es necesario realizar estudios radiológicos.
Si por el contrario se trata de un pie plano rígido, probablemente habrá que realizar estudios por la imagen para determinar el tipo de malformación ósea subyacente.

IMG_1187
¿Cual es el tratamiento más adecuado?
En general, el pie plano flexible no requiere tratamiento. Se trata de pies normales que evolucionarán espontáneamente hacia una mejoría de la alineación.
Conviene estimular el desarrollo de la musculatura propia del pie mediante ejercicios como caminar de puntillas, o más sencillo, caminar descalzo por casa.
Debemos evitar el uso de calzado rígido porque no permite un correcto desarrollo del pie.
Para el tratamiento para corregir los pies planos, el especialista puede recomendar, además de una serie de ejercicios específicos, el uso de plantillas o de calzados ortopédicos. Las plantillas ortopédicas, duras o suaves, deben ser realizadas a medida para que realmente resulten efectivas y hagan de soporte para el arco del pie al introducirlo en el zapato. El uso de las plantillas suele ser de entre tres a cuatro años de media.
Eso sí, no se deben poner antes de los 2-3 años porque a esa edad todavía no se formado del todo el pie ni la muscultura está fortalecida. Entre los 5 y los 10 años, según los expertos, es la mejor edad para corregir el pie plano. En los niños más mayores y los adolescentes también puede resultar recomendable hacer ejercicios de estiramiento y fisioterapia.

images_plantillas-pie-plano


Jose Rubio Valls

Acerca de Jose Rubio Valls

Jose Rubio es un joven Diplomado en Podología y Máster en Patomecánica del pie y sus Tratamientos Ortopodológicos, es propietario de la clínica Podosens en la Vall d'Uixó (Castellón), una clínica con gran aceptación y renombre en la zona. Una persona dinámica, con afán de superación y cuyo propósito es que la mayoría de los ciudadanos goce de una vida saludable es por eso que decide participar en esta gran ciudad saludable a través de su sección.