ORTONIXIA PARA EL TRATAMIENTO DE LA ONICOCRIPTOSIS 2


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook52Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

3to-300x131    La Onicocriptosis comúnmente llamada Uña Encarnada, es una afección bastante corriente que si bien en principio puede parecer poco relevante su inadecuado manejo puede conllevar complicaciones mayores como la osteomielitis de la falange distal del dedo . Por onicocriptosis se hace referencia al enclavamiento de la lámina ungueal en los tejidos blandos adyacentes que generalmente se produce en el primer dedo del pie aunque también de forma menos habitual puede darse en los dedos contíguos.
Es una patología de etiología traumática y aunque existen varias causas que concurren al desencadenamiento de esta lesión, el factor principal es la presencia de la espícula, sin ella no hay onicocriptosis. En el mecanismo de su producción obran como factores predisponentes:
– La morfología de la uña, como por ejemplo la uña en voluta o abarquillada.
– Un dedo gordo demasiado largo o en valgo, que es comprimido en su borde lateral por el calzado.
– Estructura inadecuada del calzado, muy corto y demasiado puntiagudo.
– La hiperhidrosis, o el abuso de agua caliente que desvitalizan la piel del surco.
– La exuberancia del rodete periungueal que presiona sobre el borde lateral de la uña.
– Patologías ortopédicas que alteran la dinámica y alineación de los ortejos.
– Traumatismos sobre la uña que provocan ruptura de la lámina ungueal, con la subsecuente distorsión.
– Infecciones, como por ejemplo la onicomicosis, (infección de la uña por hongos).
– Y la más frecuente, un inadecuado corte de las uñas.
En ciertas ocasiones en las que la uña se presenta frágil y quebradiza, es forzada por la presión del zapato y suele romperse espontáneamente, aunque la generación espontánea no es frecuente, en general obedece a un corte incorrecto, ya sea por parte del paciente o por intervención desafortunada de un profesional inexperto.
TRATAMIENTO
El tratamiento, depende de la etapa en que se detecta el problema, en su etapa inicial, es posible que un podólogo pueda resolverlo con un correcto corte de uña que elimine la espícula y un posterior control del crecimiento de la uña hasta lograr hacer un corte profiláctico adecuado.
Y desde luego después de un minucioso análisis del mecanismo que produjo la espícula, se debe corregir cualquier patología adjunta, orientando o derivando al paciente para su solución, por ejemplo problemas ortopédicos, calzado inadecuado, onicomicosis, y mala técnica de corte. La utilización de algodón o hilo de gasa bajo los laterales ungueales en ausencia de infección evita el contacto de la uña clavada con los tejidos blandos aliviando la sintomatología dolorosa si bien por sí misma no constituye una opción válida para su resolución definitiva. Puede aplicarse en uñas con tendencia al enclavamiento que no son excesivamente gruesas.
Cuando la patología se encuentra en un estado avanzado en que se observa granuloma y un proceso infeccioso severo, debe ser tratada por un médico especialista, que proporcione tratamiento antibiótico y realice un procedimiento quirúrgico.
La cirugía es el inicio del tratamiento, ella permite eliminar la causa de origen, pero es de mucha importancia que el paciente sea instruido en el hecho de que el problema solo quedará absolutamente resuelto cuando la uña crezca completamente, y se realice el primer corte profiláctico, que permitirá que la uña no vuelva a presentar este problema.
Por tanto el control periódico del crecimiento de la uña realizado por un podólogo calificado es muy importante para evitar recidivas, tenemos que tener en cuenta que la uña al crecer puede ver entorpecido su paso por tejidos cicatrizales, o pequeñas hiperqueratosis que pueden provocar nueva inflamación, por lo que el tratamiento debe ser mantenido hasta que la uña llegue a su posición perfecta.
UTILIZACIÓN DE ORTONIXIA
La ortonixia es una técnica que consiste en la aplicación de tensores para educar y corregir la forma de la uña y así, evitar tener que llegar a operar las uñas encarnadas. Existen distintos tipos de ortonixia. En este caso nos vamos a centrar en las lengüetas plásticas y en las ortonixias metálicas que son las más utilizadas (en próximos artículos os hablaré de las ortonixias con “brakets” y de los braces).
– Aplicación de lengüetas plásticas sobre la uña constituye un sencillo procedimiento mediante el que se adhiere una lámina de plástico a la superficie ungueal con un adhesivo de cianoacrilato. Estos dispositivos poseen propiedades elásticas hacia la horizontalidad que ayudan a levantar y modificar la trayectoria de la uña. Primeramente se selecciona el tamaño acorde a la uña sobre la que se va a colocar, se aplica una pequeña cantidad de adhesivo sobre su cara rugosa y se coloca transversalmente de un lateral al otro de la uña manteniendo la presión durante unos segundos hasta que ésta queda bien sujeta. Con el tiempo, será el propio crecimiento ungueal el que se encargue de eliminarla. Ortonixia colocadaOrtonixia colocada
– La ortonixia metálica (alambre metálico) se coloca de manera específica sobre la uña con el objetivo de ayudar a corregir y modificar su trayectoria, y aunque algo más complicada que la anterior esta técnica resulta indolora para el paciente. Su confección es manual y consiste básicamente en moldear con la ayuda de un alicate de punta redondeada un alambre acerado de 0,5 mm de diámetro para ajustarlo correctamente sobre la uña afectada y de esta forma elevar sus bordes laterales impidiendo que éstos vuelvan a clavarse. Como contraindicación se evitará en presencia de onicomicosis, infección local, herida abierta o alergia al metal. Una de las esquinas del alambre se sujeta en uno de los bordes laterales de la uña. A continuación y de forma paralela a la lámina ungueal se diseña una omega (Ω) procurando que ésta quede centrada sobre la superficie de la uña. Se corta la cantidad de alambre sobrante y se sujeta la otra esquina del mismo en el correspondiente borde lateral. Para finalizar, se coloca sobre el alambre una uña artificial de resina acrílica encargada de fijar la ortonixia y proteger la uña de una tracción excesiva. Se obtiene mezclando una pequeña cantidad de monómero y otra de copolímero acrílico para conseguir una textura pastosa de un color homogéneo que aplicamos y moldeamos sobre la uña original hasta que solidifica. El periodo de renovación de la ortonixia vendrá condicionado por la velocidad de crecimiento ungueal y por su localización sobre la misma (a más proximal se encuentre mayor tiempo), aunque por norma general deberá renovarse cada dos meses. El tratamiento se mantiene por término medio de 12 a 18 meses, tiempo que tarda en renovarse en su totalidad la placa ungueal.

ortonixia1


Jose Rubio Valls

Acerca de Jose Rubio Valls

Jose Rubio es un joven Diplomado en Podología y Máster en Patomecánica del pie y sus Tratamientos Ortopodológicos, es propietario de la clínica Podosens en la Vall d'Uixó (Castellón), una clínica con gran aceptación y renombre en la zona. Una persona dinámica, con afán de superación y cuyo propósito es que la mayoría de los ciudadanos goce de una vida saludable es por eso que decide participar en esta gran ciudad saludable a través de su sección.


2 Comentarios en “ORTONIXIA PARA EL TRATAMIENTO DE LA ONICOCRIPTOSIS

  • Jose Rubio Valls
    Jose Rubio Valls Autor

    Son muy fáciles estas técnicas. Actualmente existen muchos cursos que organizan los Colegios de Podólogos en los cuales puedes aprender diversas técnicas conservadoras para el abordaje de la onicocriptosis. Un saludo.

Comentarios están cerrados.