Metatarsalgia: causas y tratamiento


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

images (1)     La metatarsalgia consiste en una afección dolorosa del metatarso, la región del antepié situada entre el tarso y las falanges de los pies. El metatarso está constituido por los huesos metatarsianos y es uno de los puntos del pie sobre los que se apoya el peso del cuerpo al caminar o correr, coincidiendo con la flexión dorsal del mismo. La metatarsalgia se produce cuando esta región sufre lesiones o malformaciones que acaban generando un apoyo excesivo con el movimiento. El afectado comienza a sufrir dolor al realizar esfuerzos o ejercicio intenso, que inicialmente desaparece al entrar en reposo. Sin embargo, el dolor se va reproduciendo cada vez más tempranamente y con mayor intensidad, hasta el punto en el que el afectado puede sentir dolor sólo al caminar o incluso sin tener que apoyar el pie.
¿Cómo se origina?
En la parte anterior del pie hay cinco huesos largos llamados metatarsianos donde se unen las falanges para formar los dedos. Uno de estos huesos es más grueso que el resto, que corresponde al dedo gordo, y donde aparece el famoso “juanete“. Los metatarsianos son los responsables de soportar el peso del cuerpo para realizar el despegue del pie del suelo por lo que reciben mucha presión durante la ejecución del paso.
Este aumento de presión constante y repetitiva en la zona metatarsal produce dolor e inflamación, sensación punzante que empeora al caminar ya sea descalzo o sobre una superficie dura o con calzado de poca suela. Es habitual que en las zonas de máxima presión aparezcan durezas o callos.
En otras ocasiones el exceso de presión produce un desplazamiento de la articulación generándose los llamados dedos en martillo y aumentando las presión en los metatarsianos.
La sintomatología junto con un examen físico es suficiente como para diagnosticarlo. No obstante es posible que aparezcan síntomas similares a los originados por un Neuroma de Morton, artritis o en fracturas.
Causas más comunes
A parte del exceso de presión, otras causas de la metartarsalgia son el sobrepeso, la morfología del pie, las deformidades de los dedos, el juanete, fracturas, edad avanzada, el calzado inadecuado (exceso de tacón, poca suela, punta estrecha,….)…
En el caso de los deportistas, la metatarsalgia se produce porque al correr entran en la posición de despegue, elevándose sobre los dedos. Así, ejercen una presión sobre la cabeza de los metatarsianos, especialmente sobre los dos primeros, que puede llegar a ser excesiva por intensidad y frecuencia. Para aliviar la metatarsalgia, el deportista debe evitar las carreras bruscas y usar un calzado apropiado para absorber los impactos. Tras la consolidación del metatarso, las carreras que realice deberán ser sobre hierba u otras superficies blandas.

images
¿Cómo lo podemos solucionar?
El tratamiento dependerá de la causa correspondiente. El tratamiento suele ser conservador y poco agresivo, aunque en ocasiones pueden ser necesarias infiltraciones locales con corticoides. Se deberá reducir la sobrecarga del antepié usando calzado ancho sin tacón, evitar el sobrepeso y, con frecuencia, utilizar una plantilla con apoyo retrocapital que reduzca la presión que se ejerce sobre la cabeza de los metatarsianos. La inmovilización por escayola puede ser prescrita para ayudar a la consolidación del metatarso, y en ningún caso superará las dos semanas. La consolidación del metatarso suele llevar de tres a trece semanas, aunque este periodo puede ser superior en pacientes ancianos o debilitados. En casos extremos puede requerir una intervención quirúrgica, con osteotomía para acortar el metatarsiano que provoca el hiperapoyo y la afección dolorosa.

Metatarsalgia
Prevención
El mejor sistema para prevenir la metatarsalgia consiste en usar un calzado apropiado que no oprima el pie y cuya suela absorba bien los impactos. A la hora de caminar, correr o realizar esfuerzos, deberá evitarse forzar la presión sobre el antepié. Las personas que sufren la malformación del metatarso conocida como pie cavo, osteoporosis, sobrepeso, o las que usan zapatos de tacón con frecuencia son especialmente sensibles a esta afección (se genera una alteración en la distribución del peso corporal sobre el pie, aumentando la proporción del mismo que debe soportar el antepié y, por ende, los metatarsianos).


Jose Rubio Valls

Acerca de Jose Rubio Valls

Jose Rubio es un joven Diplomado en Podología y Máster en Patomecánica del pie y sus Tratamientos Ortopodológicos, es propietario de la clínica Podosens en la Vall d'Uixó (Castellón), una clínica con gran aceptación y renombre en la zona. Una persona dinámica, con afán de superación y cuyo propósito es que la mayoría de los ciudadanos goce de una vida saludable es por eso que decide participar en esta gran ciudad saludable a través de su sección.