FASCITIS PLANTAR: PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

fascitis_plantar_slider_11    La fascia plantar es una banda de tejido elástico que va desde el calcáneo hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos). La inflamación de dicha estructura, principalmente en la zona en la que la fascia se inserta con el calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar.
La fascia plantar tiene una gran función biomecánica al caminar: es la responsable, junto con otras estructuras del pie, de mantener el arco plantar, de absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo, de proteger los metatarsianos (evitando un exceso de flexión dorsal de los dedos), etc.
La fascitis plantar es un problema bastante habitual. En la población no deportista suele aparecer a partir de los 45 años, aunque es habitual que aparezca en pacientes jóvenes que practiquen deporte. Algunos estudios afirman que alrededor del 10% de la población puede llegar a padecerla en algún momento de la vida. La propensión a presentar fascitis plantar dependerá de si:
– Tiene problemas con el arco del pie (tanto pie plano como arco plantar alto).
– Corre largas distancias, cuesta abajo o sobre superficies desiguales.
– Es obeso o aumenta de peso de manera repentina.
– Tiene el tendón de Aquiles (el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla al talón) tenso.
– Usa zapatos con soporte de arco deficiente o suelas blandas.
– Cambia sus actividades rutinarias.
¿Qué síntomas nos pueden hacer sospechar que sufrimos fascitis plantar?
El síntoma principal es un dolor agudo en la zona interna del talón (es la zona de inserción de la fascia plantar). Ese dolor suele ser más intenso en los primeros pasos que damos al levantarnos (porque la fascia con el reposo de la noche se hace “más corta” y al dar los primeros pasos tracciona con más fuerza), después de pararse o sentarse por un rato o al subir escaleras. Una vez que hemos caminado un poco, la fascia se estira y suele disminuir la molestia.
En el caso de los deportistas, en las fases iniciales de la fascitis, posiblemente el dolor sólo aparecerá por la mañana y después de hacer deporte, pero al deportista le será posible realizar la actividad deportiva. Hay que tener en cuenta que cuando aparecen los primeros síntomas, debemos empezar a tomar medidas porque tenemos muchas posibilidades de que la fascitis se vaya agudizando y llegue un momento en el que sea muy limitante para la vida deportiva e incluso para la vida normal de una persona que tenga que permanecer largo tiempo de pie o caminando.
El síntoma más común es el dolor y la rigidez en la parte inferior del talón. El dolor allí puede ser sordo o agudo. La planta del pie también puede doler o presentar ardor.
¿Cómo solucionar la fascitis plantar?
La mayor dificultad para resolverla de manera definitiva es que en muchas ocasiones nos centramos más en los síntomas que en la causa del problema. La inflamación que es la causa del dolor es posible tratarla de muchas formas, pero lo importante es que entendamos que el objetivo es que la tensión generada en la fascia plantar disminuya.
En muchos casos (la mayoría) el aumento de la tensión generada en la fascia plantar se debe o bien a la forma del pie o bien a la forma de pisar (o a las dos cosas juntas). Si solamente tratamos la fase aguda de la fascitis, disminuyendo la inflamación de la inserción de la fascia, el paciente mejorará pero posiblemente volverá a empeorar cuando lleve un tiempo con su actividad física habitual.
El tratamiento habitual suele ser combinar medicación antiinflamatoria con diferentes tratamientos de fisioterapia encaminados a disminuir la inflamación en la fase aguda. Técnicas como la EPI o las ondas de choque han demostrado ser muy efectivas en el tratamiento de la fase aguda. Otras medidas para aliviar el dolor abarcan:
– Aplicar hielo al área del dolor dos veces por día durante 10 a 15 minutos, con mayor frecuencia en los primeros dos días.
– Ensayar con el uso de una talonera ortopédica o almohadillas de fieltro en la zona del talón.
– Usar férulas en la noche para estirar la fascia lesionada.
En algunos casos donde el dolor no cese con el suministro de antiinflamatorios orales será necesario aplicar infiltraciones de esteroides.
En una segunda fase, que conviene iniciar lo antes posible, habría que realizar un correcto estudio de la marcha y valorar si la causa de la fascitis tiene relación con la forma de pisar del paciente. En caso positivo, es necesario diseñar y fabricar una plantilla personalizada para fascitis plantar que permita “destensar” la fascia de modo que cuando la fase aguda esté superada, podamos reiniciar la actividad con muchas menos posibilidades de recaida.

product_pic-82
Una vez pasada la fase aguda, es muy importante que el paciente adopte unos hábitos correctos sobre estiramientos y sobre el uso de calzado que debe utilizar tanto para la vida normal como para la actividad deportiva ya que ambos factores van a ser también determinantes en que encontremos la solución definitiva a la plantilla.
¿El tipo de pisada influye a la hora de ser más propenso a sufrir fascitis plantar?
La forma de pisar es sin ninguna duda una de las causas principales para sufrir una fascitis plantar. Los tipos de pies en los que más habitualmente nos vamos a encontrar las fascitis son en los pies cavos (puente más elevado de lo normal) y en los pies valgos (pies que tienden a desplomarse hacia el interior). Aunque parezcan pies totalmente distintos, en ambos pies se produce una disminución del apoyo de la zona lateral externa, quedando la fascia en una situación de mayor tensión.
Respecto a la forma de pisar, es en aquellos pacientes que presentan una mayor tendencia a la pronación (que la carga del pie tienda a desplazarse hacia el lado interno) en los que con más posibilidades encontraremos la fascitis plantar.


Jose Rubio Valls

Acerca de Jose Rubio Valls

Jose Rubio es un joven Diplomado en Podología y Máster en Patomecánica del pie y sus Tratamientos Ortopodológicos, es propietario de la clínica Podosens en la Vall d'Uixó (Castellón), una clínica con gran aceptación y renombre en la zona. Una persona dinámica, con afán de superación y cuyo propósito es que la mayoría de los ciudadanos goce de una vida saludable es por eso que decide participar en esta gran ciudad saludable a través de su sección.