Calambres Musculares o Rampas


FavoriteLoading¡Agrégame a favoritos!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPrint this page

¿Qué es un calambre?

Un calambre, habitualmente conocido como una rampa, es un espasmo muscular involuntario, ocasional y no permanente. Se producen en los músculos de contracción voluntaria y aunque no son graves, sí son muy dolorosos. Los músculos  biarticulares, es decir los que atraviesan dos articulaciones, como son los gemelos y los isquiotibiales, suelen ser los que más sufren los calambres.

Un calambre se suele resolver de forma espontánea y su duración puede ser de unos segundos o pocos minutos.

Los calambres musculares son muy frecuentes. Casi todo el mundo (el 95% de la población) ha sufrido un calambre en algún momento de sus vidas.
Se produce en los adultos, especialmente mayores de 50 años, aunque, incluso los niños pueden tener algunos calambres.

maxresdefault

 

Causas

No se conoce a ciencia cierta cuál es la causa de los calambres musculares. Se barajan diferentes teorías:

  • Deshidratación o en el desequilibrio hidroelectrolítico. Los calambres son más frecuentes durante los calores estivales, época en la que también resulta más probable que el organismo sufra déficit de líquidos y pérdida de sales como consecuencia de la sudoración.
  • Hiponatremia, es decir, a los bajos niveles de sodio en sangre
  • Malas posturas o la insuficiencia biomecánica.
  • Fatiga muscular.
  • Falta de irrigación en los músculos afectados.
  • El organismo consume proteínas como fuente de energía debido a que no hay suficiente reserva de carbohidratos.

Tratamiento y Prevención

Al primer signo de un calambre muscular se debe suspender la actividad física que se esté realizando, estirar el músculo afectado y realizar un masaje sobre la zona. También debemos reponer líquidos y sales minerales.

Podemos aplicar calor de forma local para relajar el músculo afectado, aunque la aplicación de hielo puede ayudar después del primer espasmo y cuando el dolor haya mejorado.

Para prevenir la aparición de estos calambres debemos tener en cuenta:

  • Llevar una alimentación adecuada, incrementando la reserva de carbohidratos antes del ejercicio y reponerlos durante el transcurso de actividades intensas y de larga duración.
  • Seguir un buen programa de flexibilidad, estirando antes y después de la actividad física. Así como conseguir un buen control de la postura.

Rocío Mora Moreno

Acerca de Rocío Mora Moreno

Rocío es graduada en Fisioterapia, Experta en vendaje neuromuscular, cuenta con amplia formación en manipulaciones vertebrales, estudiante de ortoprótesis. Es colaboradora activa en diveros eventos de la empresa TECMA, cuenta con su propia clínica y es la encargada del tratamiento y prevención de lesiones laborales en la empresa de logística DHL. Rocío decide colaborar en esta ciudad sanitaria como profesional con sus consejos sobre como mantener una vida saludable realizando ejercicios y aplicando técnicas convencionales.